Trabajo sucio sindical

Hay sindicatos auto-proclamados independientes y supuestamente defensores de los  asalariados que en realidad siguen directrices muy concretas de la dirección empresarial, en él militan algunas personas con interés de clase deseando ser independientes, sin vinculación con los grandes sindicatos, esa independencia del supuesto sindicato es relativa, al ser un grupo de personas reducidas al ámbito local de una empresa solo recibe el apoyo del colectivo al que representa, siendo más fácil ser manipulados con prerrogativas concretas para eludir un conflicto, estas prerrogativas se disfrazan para no ofender a la inteligencia de sus representados y con un solo fin, anular los justos derechos que reclaman a veces, estos sindicatos llegan a abandonar a sus propios afiliados si están en contra, por ello esas personas afiliadas y manteniendo su independencia deberían de integrarse en cualquier sindicato de clase de carácter nacional para recabar el apoyo necesario y plantear judicialmente las reclamaciones comunes con otros colectivos, porque a veces al tener que pagar las costas en minoría por esa independencia, solo la afrontan algunos de los afectados en el mejor de los casos, si no desisten por el alto importe en tiempo y costas que conlleva una reclamación.

Es fácil de identificar a ese pseudo-sindicato analizando a algunos de sus portavoces, entonces comprenderemos y sabremos realmente a quién representan esos individuos para no caer en el error de ponernos bajo su bandera, es bien fácil, es aquel que vierte su ataque principalmente sobre otros sindicatos en lugar de hacerlo hacia el patrón, y si hacen algo suele ser en asuntos aunque de importancia no de relevancia (la humedad relativa del aire y temperatura…), siendo más relajados en lo referente a derechos salariales, conciliación familiar, jornadas abusivas, reclamaciones…, suelen manipular o informar a la empresa ante cualquier iniciativa de un colectivo que por sus condiciones de trabajo toman una decisión independiente a cualquier sindicato, esa es su independencia sindical, se dedican esencialmente a la mofa de la dignidad de otros, a la distorsión más calumniosa, cruda e insípida que cabe imaginar, son elementos que gesticulan, respingan sobre sus piernecillas cortas de entendimiento sindical, hombrecillos que no ven, ni oyen, ni paladean, ni huelen, solo charlan y garabatean, engendros que dejan caer gusanos lingüísticos a diestro y siniestro, hipertróficamente degenerados, siendo alimentados y mimados por su padrecito patrón, el mismo que lava su imagen en determinadas ocasiones, para que nuevamente rumie, escupa, pergeñe literatura, simbolismos de manera diferenciada con una nota particular, con des-personalidad, defendiendo su terruño o arraigo, levantando su patita literaria después de olfatear donde hacer sus aguas menores lanzando soeces, con el solo fin servir al patrón en detrimento de los trabajadores.

Son la “quinta columna” del empresario, con sus maniobras pretenden lograr el desprestigio de los verdaderos sindicatos para descabezar la lucha por nuestros derechos y mejoras sociales conseguidas con años de sacrificio, no tenemos más que fijarnos lo que está ocurriendo con los empleados públicos, luego tocará a la empresa privada, con la reducción de sueldo, perdida de días propios, pagas extras…..la patronal no ceja, tiene la pretensión de que la historia continúe.

Publicado en:

Esta entrada fue publicada en Sindicalismo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Comments Closed