Ocurrió ayer

Narraré unos hechos de forma inusual, lo hago como homenaje a tantos casos anónimos. Los distintos medios de difusión se hacen eco con frecuencia del fallecimiento de algún personaje de la farándula, de la política o de la prensa rosa, distinguiéndolos de aquellos otros fruto del asesinato, accidente o violencia de género que lo plasman con morbo o propaganda de dudoso gusto, pero todos esos medios tienen en común ignorar siempre a cientos de personas fallecidas de forma anónima porque no son noticia, tal vez tengan una nota en las necrológicas pagadas por familiares o amigos, nadie excepto su familia sabrá las vicisitudes de su vida, en muchos casos parte de ella también ignorantes, al menos que alguien a través de los años, sean curiosos y capaces, puede que eso ocurra cuando yo ya no recuerdo o esté senil  y sin capacidad.
De los primeros dirán, «fue una gran persona», de los segundos, los detalles macabros del fallecimiento, de los anónimos nada, cuando posíblemente en muchos casos fueron verdaderos héroes, se pueden escribir muchas historias, una puede ser parecida a esta que se inicia con la muerte de dos hermanos menores a causa de las miserias y necesidades de la posguerra contrayendo la tuberculosis, a él le dejaría también secuelas de por vida la misma enfermedad, para sobrevivir ejerció múltiples oficios como relojero, cinematógrafo, boxeador, mago y por último electricista, que se cobrará su peaje con la parcial amputación de una mano, varias caídas de escalera lesionarán su espalda jubilándole de forma prematura, posteriormente el Alzheimer se apodera de él, a los 84 años una caída lo postra en cama sin poder hacer nada, salvo sedarlo para evitarle sufrimientos en su ya maltrecha vida y así esperar su final durante días, semanas o meses, viendo como se apaga poco a poco como una vela, esta historia podría ser un ejemplo, pero el héroe anónimo de ella es, mi padre José Centén Moreno,   falleció ayer 15 de mayo del 2011, ahora recuerdo sus gestos, forma de andar y expresiones, que a veces parece que son mías, a ese gran hombre quise y querré siempre, del que me gustaría ser una cuarta parte de bueno como él, no creo que lo consiga, pero dejo esto para que otros sepan quién fue y como testimonio para quien quiera recordarle en el futuro.

 

Publicado, Diagonal.net 16/5/2011, NoticiasdeNavarra.com 29/6/2011

Esta entrada fue publicada en General, Historia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Comments Closed