LAS DOS EUROPAS

El Mercado, ese nuevo maligno ejerce presión a los Estados del Sur de Europa, presión como estrategia muy bien planificada después del error de bulto al no cuantificar las posibles consecuencias de su Globalización.

La Globalización esa panacea neoliberal que se creyeron y aplaudieron todos los Estados, al pregonar que con la diversificación de sus empresas y productos mantendrían y mejorarían el nivel de vida que en esos momentos tenían al favorecer la producción y el abaratamiento de productos de consumo, cuando en realidad era la codicia lo que movía a las Multinacionales y Banca, el enriquecimiento aun mayor de unas pocas las personas, la élite.

La realidad de la Globalización ha sido otra, esta deslocalización se hizo hacia países donde las condiciones laborales y el respeto de los Derechos Humanos escasean o son nulas, como la contratación de menores, jornadas laborales infrahumanas, precariedad en la seguridad…, pero los gobernantes de algunos de estos países han llegado a controlar la elaboración, producción y distribución de esas mismas mercancías imitándolas, cuya consecuencia se ha dejado notar en los Estados desde donde la llevaron, los representantes del ”Maligno” en Europa al perder cuota en sus beneficios debido a la entrada masiva de productos muy parecidos a los originales pero a un precio muy inferior, empezaron a mover los hilos a través de los Bancos y sus gurús de la economía, tumbando las Bolsas de Grecia, Portugal, España, precisamente países con gobiernos menos proclives a la economía neoliberal, para doblegarlos, haciendo agotar las arcas del Estado con despidos masivos, creando el descontento para favorecer la aparición de los salvadores patrios con su gran formula, “ganar competitividad”, reclamando el despido gratuito por causas nimias, salario según producción, reducción de impuestos de las Empresas a la S.S. y en los beneficios, por el contrario aumento de los impuestos indirectos que afectan a la mayoría de la población y rebajando el de los patrimonios (de los ricos).

Norteamérica tiene su Sur, Europa está buscando el suyo, es cuestión de tiempo, una mayoría de los países del Este tras la caída del telón de acero ya están integrados en esta vorágine neoliberal, pero aun así falta contentar a los servidores del “Maligno” en España, lo hacen a través de su filial la CEOE y sus portavoces parlamentarios del PP, CIU, PNV, pregonan que debemos mejorar competitividad para salir de la crisis, crisis que ellos mismos han provocado, ahora relocalizan la producción y el consumo cercano para evitar gastos superfluos, pero quieren aun más beneficios, una mano de obra parecidaa la descrita más arriba, casi semiesclava, nos quieren condenar a la subsistencia, vivir para trabajar, sin futuro, sin jubilación, sin sanidad pública, que seamos esclavos por vivir.

Publicado: Leonoticias.com, eldia.es

Esta entrada fue publicada en General, Internacional y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Comments Closed