El Emperador está libre

No era para menos, siendo el Emperador un estamento superior a los reyes, y siguiendo la tradición de todas las Constituciones monárquicas, tanto españolas como europeas (con alguna levísima excepción en la Constitución noruega), que establecen en unos u otros términos la regla de la absoluta  irresponsabilidad regia, fiel reflejo del viejo aforismo británico «the king can do not wrong»  (el Rey no puede hacer mal).

En nuestra Constitución queda claro al reflejarse en los artículos 56.1, 56.3, 64.2, 65.2, pero el CGPJ ha abierto una diligencia de investigación y será con este mecanismo «cuando podamos decidir si ha sido un error o no», según declaraciones del presidente del Tribunal Supremo, Gonzalo Moliner, que cuestionó la denominación de error judicial para la instrucción de la Operación Emperador, entonces, ¿por qué motivo se investiga al juez Fernando Andreu? ¿Por mantener en prisión 72 horas más, en lugar de soltar al Emperador?, detenido a raíz de las investigaciones del 18 de octubre por una trama de corrupción y blanqueo de capital , pero el magistrado ponente y presidente de la sala, Alfonso Guevara aun en contra, resolvió la excarcelación, ¿quién es él para juzgar a un compañero, si ha cometido un error?,  que lo hagan otros.

Pero el Emperador ya está libre y con posibilidad de viajar al extranjero.

Según el artículo 64.2 de la Constitución, los responsables son quienes refrendaron sus actos, es decir un concejal, un empleado de banca, dos agentes, un actor, en definitiva cualquiera de los detenidos, menos el Emperador, no faltaba más, y si quienes lo refrendaron lo hicieron en beneficio de estamentos superiores u ordenados por él, también deben ser exonerados de toda responsabilidad penal.

La Justicia está para otras cosas, debe actuar contundentemente por participar en asambleas pacíficas relacionadas con la convocatoria «Ocupa en Congreso», o contra los manifestantes delante del Congreso de los Diputados, o por colocar carteles contra los recortes en Ambulatorios y Hospitales, o por fotografiar a las fuerzas antidisturbios, también debe de actuar contra los manifestantes heridos el 14N en Madrid y Barcelona, algunos graves, o contra los miles espectadores por encima del aforo en el Madrid Arena, por su culpa ocurrió la tragedia, para eso está la Justicia, no para actuar contra el Emperador, o contra cualquier estamento público y sus responsables.

Publicado en:

esHora Semanario Nacional 7/11/12
Esta entrada fue publicada en Igualdad, Nacional y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Comments Closed