Empezaremos a ser sabios cuando sea demasiado tarde

Nosotros somos las víctimas, como los culpables de las matanzas indiscriminadas, esos locos anclados Estupidezen un victimismo ancestral, convertidos en intransigentes hábilmente manejados por líderes religiosos que mantienen viva la imagen proyectada en el libro que también respetan, La Biblia, donde escrita está la evidencia, el odio de haber sido despojados de la pan y la sal bíblicas de no ser los elegidos, mediante el engaño, odio que sutilmente mantienen en el subconsciente de las capas más desfavorecidas y con pocos recursos de todas las sociedades, incluso occidentales.
Ismael hijo de Agar, sierva que Sara entregó como esposa a Abraham ante la imposibilidad de tener hijos (la poligamia era una práctica habitual), engendró a Ismael (Génesis 16:1 al 16), los celos de Sara hizo que repudiara al primogénito, y a la edad de 90 años tuvo un hijo con Abraham, de nombre Isaac, logrando que expulsaran Agar e Ismael al desierto de Beerseba. Ismael fue el fundador de la tribu de los ismaelitas (árabes actuales). Isaac tuvo dos hijos Esaú el primogénito y Jacob; Jacob consideró un menosprecio de Esaú hacia la primogenitura el comer un guiso de lentejas por él preparado, beber y marcharse, reclamándola para sí por este motivo (Génesis 25:29 al 34). Estando a las puertas de la muerte, Isaac medio ciego quiso bendecir a su primogénito, Rebeca, su esposa, aprovechó la ausencia de Esaú, y camufló a su favorito engañando al padre para obtener la bendición y obtener el patriarcado y doble porción de la herencia. Antes de estos hechos Esaú (Génesis 28:8-9) se casó con Mahalat hija de su tío Ismael por orden de su padre Isaac, al no gustarles las esposas cananitas (palestinas). Siglos más tarde (Éxodo 2:21-22), Moisés el libertador, de origen desconocido y considerado el mayor profeta y legislador de Israel, se casó con Séfora, hija de Jetro el patriarca de la tribu madianita asentada en tierras de los ismaelitas, y descendiente del cuarto hijo de Abraham con Cetura. Moisés se sublevó contra el faraón Ramses II hacia 1240 a.ne. unificando a varios clanes judíos partidarios de regresar a Palestina, eran refugiados en Egipto sometidos a duras condiciones de trabajo e inició con ellos un largo viaje hacia la “Tierra Prometida”.
Muchos siglos más tarde los países europeos invadieron y se repartieron África y Oriente Próximo por intereses meramente comerciales, crearon un país llamado Israel en 1948 en Palestina (contaba con un 8% de hebreos), pueblo nómada originario de Ur -Irak de donde emigró en el 1850 a.n.e (Génesis 12), incluso emigraron de “su” tierra prometida durante milenios. Al finalizar la II G.M. colocaron a 8 M de personas, a los más pobres, aquellos que nadie de los vencedores quería en su país, los supervivientes del holocausto y de los progroms en toda Europa desde el medievo. Pueblo que ha sabido dar la vuelta a su desgracia y convertirse ellos mismos en los principales instigadores contra el Islam, siendo secundados por los llamados cristianos, los mismos que les consideraron largo tiempo verdugos de Cristo.
Ahora con el salvaje atentado parisino, parecido al que sufrimos en Madrid, los estados europeos claman venganza, e igual que en el 1095 pretenden una cruzada o guerra santa también contra el infiel, no debemos olvidar que aquel fracaso de las cruzadas dio paso a la época más oscura del medievo europeo, fue un retroceso en todos los aspectos de la sociedad cristiana de Europa, espero que la actual venganza no derive en una confrontación que nos destruya a todos.
Deberíamos de imitar a aquel Humanismo del siglo XV como manifestó Erasmo de Rotterdam “si la religión no nos conmueve, o las desgracias del mundo, que lo haga al menos el honor de nombre de cristianos. ¿Qué creemos que turcos y sarracenos dicen de nosotros al ver que por siglos los príncipes cristianos han sido incapaces de ponerse de acuerdo entre sí; que la paz nunca dura a pesar de todos los tratados, que no hay límite en el derramamiento de sangre y que hay menos levantamientos entre los paganos que entre aquellos que predican la concordia perfecta de acuerdo con la doctrina de Cristo? 1
Se podría haber realizado hace mucho tiempo lo que surgió y consiguieron en el siglo XV a través de la defensa de la cultura como un instrumento contra la barbarie, siendo la paz y la tolerancia metas alcanzables en una sociedad avanzada. Labor que falta por realizar en el resto del Orbe por la codicia de unos pocos que someten o imponen formas de gobierno distintas a costumbres, creando y financiando grupos fanáticos contra los invasores con el fin de colocar títeres corruptos a sus intereses, fue en Afganistán donde nació Al Qaeda, esa hidra que se está volviendo contra todos y alimentada por el tráfico de armas de los mismos quienes la crearon. ¿Qué ocurrió en Irak?, lo primero que controlaron fue el ministerio del petróleo, la población y la historia fueron saqueadas por los propios soldados; fueron contra Argelia para controlar el gas y el petróleo; fueron contra Siria pero ahí toparon con la realidad, se han vuelto contra ellos los mismos a quienes apoyaron para derrocar al gobierno sirio, ahora no les apoyan, no porque masacren a la población, sino porque los insurrectos han empezado a controlar campos petrolíferos, el cinismo es mayúsculo, pero mucho mayor es el miedo provocado porque han exportado el terror al resto del mundo, la misma estrategia empleada por ellos al crear grupos insurgentes en distintos lugares con el fin de dispersar las tropas de sus contrincantes, una guerra de guerrillas a nivel mundial, copia de la de los españoles en 1808 contra la invasión napoleónica. Procuremos que no nos vuelvan locos  e intransigentes también.

 1.- Institutio Principis Christiani (Educación del príncipe cristiano), cap. 11
Publicado en:
Esta entrada fue publicada en Historia, Internacional y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Comments Closed