Y habló el borbón

Me congratuló su mensaje, ha sido fiel a esa estirpe de felones y lo ha hecho ratificando en su elocución todos los puntos en apoyo al gobierno y su clara postura respecto al artículo 155 de la Constitución, pero nada sobre las desmedidas aplicaciones sobre la población catalana, donde se enfrentaron las armas de antidisturbios ante las peligrosas papeletas, por el deseo de ejercer una votación sobre la independencia, con la que cual estoy en desacuerdo como español, pero más en desacuerdo aún de utilizar la violencia institucional ejercida por este gobierno.
Pero a este personaje le sobra experiencia, un antecesor pisoteó la constitución de 1812, la que firmó y juró, ahorcando a Rafael Riego arrastrado de forma humillante en un serón hacia el patíbulo en Madrid, y a otros cientos de patriotas más hace 194 años; ocho años después en 1831, el mismo borbón mandó fusilar sin juicio previo a Torrijos y 48 de sus compañeros supervivientes, en Málaga, por querer hacer cumplir “la Pepa”.
El pueblo harto de esa estirpe votó y la expulsó en 1931, pero ella no descansó mostrando su apoyo a la insurrección fascista de Franco, el cual nombró heredero de su legado al emérito en 1975, y ejerciendo la misma familia como Jefe de Estado desde entonces apoyados por los hijos y herederos de los insurrectos, esos que nunca han condenado la Dictadura.
Personajes políticos actuales y anteriores defienden y apoyan la salvajes actuaciones de las porras frente a las papeletas; el mandar a Cataluña a la PN y la GC, gran error, el más grave es mandar a la GC, es un cuerpo del ejército y eso quería demostrar e Mariano su disposición para blandir los sables. En cuanto a la PN nada que objetar, salvo que enviaron a “todos los coeficiente 0”, cuando por la preparación de ellos, solo con otros menos agresivos hubiese bastado, pues con escudos y empujando podrían haber retirado las supuestas urnas igualmente. Tampoco nos debemos de olvidar de los Mossos, esos que entorpecieron a la PN y GC, los catalanes de a pie les aclaman, ya se han olvidado que esos mismos arremetieron tan salvajemente, o más, contra la población cuando se manifestó por los recortes de Mas. Demostración palpable que los cuerpos policiales están al servicio del poder en lugar de proteger a la población de malhechores, como ha quedado demostrado en muchos dirigentes, independentistas y gubernamentales.
Tengo la esperanza de ver la expulsión y borrada la monarquía como institución en España, siendo trocada por una República Federal, fielmente representativa del significado de “Res Publica”.

​Publicado en:
Esta entrada fue publicada en Historia, República y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Comments Closed