El Catolpaganismo

Mi posición sobre la creencia en si hay algo superior que nos creó, es clara, SI, son: el Sol, la Luna, la tierra y el agua, los cuatro elementos esenciales para nuestro sustento y Símbolos paganossupervivencia. Las religiones son entelequias que el clero de todas ellas utiliza para tener sometida a la población, si nos ceñimos a las tres religiones monoteístas, hay claros ejemplos contradictorios entre lo que pregonan y cómo actúan.

– Los hebreos tras su salida de Egipto y llegar a lo que decían la Tierra prometida, donde no entró Moisés, el belicoso Josué al poco tiempo destruyó Jericó contraviniendo el 5º Mandamiento. No solo el 5º, con el paso del tiempo según la Biblia escrita 1400 años después de Moisés (siglo III a.n.e), siguen ignorando la cita del Levítico 19:18, al practicar injustificadamente el «ojo por ojo y diente por diente», y desde entonces hasta la actualidad masacran Medio Oriente.– El islam de Mahoma habla del amor fraterno también, tras su muerte los Mufássir y sobre todo algunos Imam dan un sentido distinto a la Yihad «esfuerzo que todo musulmán debe realizar para que la ley divina reine en la Tierra», cambiando ese sentido por guerra santa.
– Pero se lleva la palma el cristianismo católico al tergiversar las enseñanzas de Jesús, nombre en latín, derivado del griego y a su vez transcripción del hebreo Yesú´a /Josué. Jesús tal vez fue una persona que supuestamente vivió en Judea, muriendo en Jerusalén (hechos que el historiador Josefo no tiene registrado, llega a nombrar hasta 12 personajes existentes con el nombre de Jesús de esa época en su historia escrita en el año 94). Posiblemente fuese una persona buena, generosa, virtuosa e idealista, crítico de la religión hebrea y de la pagana del Imperio Romano, predicaba realidades sociales necesarias para una población salvajemente sometida a la doble imposición, la romana (impuestos) y la religión hebrea por medio del Sanedrín, en definitiva, pretendía cambiar el régimen a Res Publicae. Pero el cristianismo por sus jerarcas se convierte en fuente de poder surgiendo con Constantino I en el 313 cuando decretó la libertad de culto otorgando privilegios a esta nueva religión. Posteriormente Teodosio I convirtió el cristianismo en religión del Estado en el año 380. Empezando la barbarie, en el año 415 fue asesinada por una turba cristiana Hypatia (filósofa y matemática pagana), por el control de Alejandría y el enfrentamiento que mantenía el obispo Cirilo y contra el paganismo, religión desde la fundación de esta ciudad por Alejandro. En el 391 el arzobispo Teófilo destruyó todos los templos paganos, religión basada en tradiciones antiguas con los primeros ritos funerarios como conciencia de un más allá.
Pero el catolicismo empieza a convertirse en paganismo cuando el clero se impone a la religión, siendo el Concilio de Nicea contra el Arrianismo (325), momento en que Jesús pasa de humano a divino. El concepto cristiano de Arrio negaba la divinidad del Hijo, “consubstancial” al Padre. Si Jesús nació, hubo entonces un tiempo en el que no existía. Si se convierte en Dios, hubo un tiempo entonces en que no lo era. El Concilio declaró las enseñanzas de Arrio una herejía inaceptable para la Iglesia y decretó que Cristo es Dios, siendo de la misma esencia con Dios el Padre, y como remate en el Concilio de Constantinopla (381), aparece el Espíritu Santo (cuya representación es un ave), siendo este el momento en que la religión cristiana pasa a ser totalmente pagana reafirmándose en el transcurso de los siglos por la adoración a ángeles, infinidad de semidioses (el santoral está lleno), adoración a vírgenes, en España todas la poblaciones tiene una con distintos nombres a cuál mas pagano (nombres de postes, vientos, agua, vegetales…), incluso utilizan y veneran símbolos paganos. La jerarquía eclesiástica se convirtió desde la caída del Imperio Romano en el bastión fundamental para los gobernantes y donde sus jerarcas se entregaron a los vicios propios de todo mortal olvidando lo que predicaba su fundador, haciendo de un dicho popular una firme convicción, la paciencia, con la frase «Dios aprieta, pero no ahoga», la hipocresía hecha religión, siendo capaces de justificar incluso la pena de muerte en su Evangelio, no el de los Evangelistas. El elaborado desde 1985 y redactado finalmente en 1992, con el preámbulo de teología dogmática fruto de veinte siglos y herencia espiritual de los Padres, de los santos y santas de la Iglesia; considerando en su apartado 2267 la descripción sobre la pena de muerte como: «la pena de muerte es una respuesta apropiada a la gravedad de algunos delitos y un medio admisible, aunque extremo, para la tutela del bien común (de los poderes a quien debe su sustento y protección)».
– Párrafo modificado en agosto del 2018 por «la pena de muerte es inadmisible, porque atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona». Ya se  puede permitir la Iglesia Católica discrepar de las otras potencias, siendo ella misma  un poder independiente con un ejército silencioso en todo el Orbe, que solo debe obediencia al Sumo sacerdote de Roma, llamado también Santo Padre, un semidios viviente.

Seguramente seré declarado hereje y podrán excomulgarme. Menos mal que la práctica de la hoguera está en desuso, porque por menos muchos fueron entregados a ella.

 

Esta entrada fue publicada en Historia, Iglesia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Comments Closed