Yo, el enemigo

La actitud de las fuerzas represivas es el reflejo del poder tiránico que quiere ejercer el actual gobierno, se escudan en la mayoría de diputados que tienen en el Congreso fruto de un puñado de votos de la población.

La represión ejercida en Valencia a un grupo de estudiantes reclamando el fin de los recortes en la Escuela Pública no justifica la brutalidad con la cual se ha mostrado las FOP, publicada en todos los medios de comunicación nacionales e internacionales, junto a las declaraciones del jefe de policía tachando esta actuación la apropiada frente al enemigo.

La máxima de, «si no estás conmigo estás contra mi», será la que ejercerá el actual gobierno de la nación, no han dudado en echarnos a sus «doberman», ahora son ellos ¿y luego? ¿mandarán al ejército?, estos gobernantes como herederos de nuestra nefasta dictadura no me extrañaría que lo tuvieran en mente, ya apuntan  a regular el derecho de huelga, volverán las represiones al igual que en el Ferrol y Vigo de 1972, e incluso la de algún estudiante como Ruano o Antonio Ruiz., Lo están haciendo cuando estaba cambiando la imagen de la Policía, creyendo en ellos como los protectores frente a la delincuencia diaria, pero de un «porrazo a escolares y mayores» han vuelto al blanco y negro, volviendo a ser los tristemente «grises» del dictador.

Bajo la presión de la imágenes que hoy nadie puede ocultar, junto al clamor popular, las fuerzas represoras se ha replegado – utilizando términos militares -, pero volverán, no me cabe ninguna duda, utilizaran los mismos medios que durante la dictadura, la triple A o los guerrilleros de Cristo Rey, con otros nuevos provocadores o infiltrados para justificar sus actuaciones, nosotros como antaño tenemos el derecho y la obligación de organizarnos para contrarrestar estas provocaciones, debemos de organizarnos con un servicio de vigilancia y defensa en todas las manifestaciones, cuando se hizo funcionó, y funcionará en el futuro.

Debemos recordar a estos gobernantes el Art. 1.2 de la actual Constitución, por el cual se reconoce que la soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado, esta Constitución fruto de la Transición tiene muchas lagunas cuando permite al gobierno de turno pisotearla en interés particular, está claro que necesitamos otra forma de Estado y otra Constitución que regule al Gobierno también.

Publicado:

 

http://canariasinsurgente.typepad.com/almacen/2012/02/yo-el-enemigo.html#more

http://www.eldigitalcastillalamancha.es/cartasaldirector.html

Esta entrada fue publicada en 15 M, Constitución y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Comments Closed