Historia de Lozoyuela, Madrid

 En Mayo de 1963 , se daba una descripción patética de nuestro término, esta visión ofrecida fue causada posiblemente por el despoblamiento y pobreza existente igual a numerosos pueblos de España, siendo el destino de sus habitantes la Capital o el extranjero en busca de mejor fortuna, esta escasez y pobreza la narró así el caminante.

 “La carretera vecinal que une Buitrago con Torrelaguna gana y pierde unos paisajes impresionantes conforme sube,  baja, tuerce, se retuerce por unos cerros crudos, de tierras calizas o gredosas, colmados de cantos, con vegetación escasa y delirante. Conforme el caminante avanza, lleva a la derecha, casi siempre, montes “como desgajados” de las primeras estribaciones de Somosierra; montes que parecen de paisaje lunar, con formas de muela, dientes, serruchos, trompas de órgano, allí dejados por los gigantescos habitantes de una Edad fabulosa; montes de tonos lívidos….Más acá de estos montes, la llanura en cueros vivos, con algunos islotes de vegetación brava y pobre, con algunas casas pobretonas diseminadas. Conforme el caminante avanza, lleva a su izquierda, casi siempre, los pliegues gigantescos de unas terrazas con primitivos cultivos, o dejando al descubierto sus entrañas minerales, estériles. No convidan siquiera a detenerse, para fisgar, ni Lozoyuela, ni Sieteiglesias, ni El Berrueco”.

Han transcurrido casi sesenta años de aquel caminante, todo ha cambiado como es natural, el mismo paisaje se ha vuelto más dulce, cubierto de vegetación, la población ha aumentado al principio como segundas viviendas para disfrutar de vacaciones y descanso de fin de semana, tornándose cada vez más como primera residencia, pero esta vez huyendo del mundanal ruido para ganar calidad de vida; aquella descripción ha quedado obsoleta, ahora la realidad es otra, quedando glosada en la siguiente trilogía.

1  “Crónica Guía dela Comunidad de Madrid”, pp. 141, 142,  Archivos UCM (Universidad Complutense de Madrid).

 

Lozoyuela queda dominada por el Pico de la Miel y el Mondalindo con un bosque común que se favorece del rio Jóbalo, se llega desde Madrid por la A-1en el P.K. 66, y situada en el centro de la Comarca de la Sierra Norte, siendola encrucijada entre el Valle de Lozoya, El Hayedo de Montejo, los Montes de Ayllón que limita con Guadalajara y Somosierra límite con la provincia de Segovia.

Cuentan las fuentes que el primer asentamiento en el término de Lozoyuela tuvo lugar durante la época medieval en el lugar de Fuente Blanquilla, actualmente existe un grupo de viviendas en la misma zona, otras fuentes lo sitúan en un antiguo poblado llamado Relaños cercano a Cinco Villas.

Al menos desde el siglo XIV Lozoyuela contó con un caserío llamado Relaños en el extremo septentrional del municipio, cercano al arroyo de la Nava de la Alameda, por donde discurría la ruta 25 Antonino de la Calzada Romana “Antonino Augusti”, dicha calzada unía Toledo con Sepúlveda (ver http://vitrubio03.es/?tag=sieteiglesias).

También aparece citado en una «serranilla» del Marqués de Santillana: La mozuela de Bores o Moza de Lozoyuela.

Allá en la vegüela/ en matalespino/ por ese camino/ que va a Lozoyuelade guisa la vi/ que me fizo gana/ la fruta temprana.

La tradición cuenta que fue fundada por dos vecinos de Lozoya, las causas parece ser fueron la disconformidad de pagar al Concejo los fuertes tributos que les imponían, con lo que se demuestraque eso de Hacienda, las contribuciones y la presión fiscal, no viene de ahora.

Adjudicaron al nuevo y más pequeño poblado el diminutivo usual en la zona: Horcajuelo, Pozuelo, …Lozoyuela, se deduce que sus orígenes estarían relacionados con el proceso de repoblación y asentamiento llevado a cabo en la época de la Reconquista, donde los pueblos pertenecientes al Señorío de Buitrago se agruparon en pequeñas demarcaciones llamadas cuartos, en el Cuarto de Garganta quedaron incluidas Lozoyuela, Las Navas y Sieteiglesias, entonces independientes, también en pasadas épocas al ser terrenos propicio a los minerales de hierro, explotaron unas minas de tal mineral.

Piedras de Molino

En el actual término de Lozoyuela-Las Navas-Sieteiglesias se construyeron numerosos molinos durante la Edad Moderna, Lozoyuela y su caserío de Relaños basaban su economía en el sector ganadero, apoyado por un sector agrario de subsistencia. El sector artesanal era mínimo, aunque se aprecia una tendencia al autoabastecimiento.

Pesebres (desaparecidos)

La presencia de tejedores y sastres demuestra que Lozoyuela era un núcleo lo suficientemente estable como para abastecer a los pueblos vecinos de ciertos productos artesanales.

La agricultura fue una de las actividades tradicionales de Lozoyuela, ésta se basaba en la explotación de tierras de secano que producían cereales, trigo y centeno. Junto con las tierras de secano se menciona la existencia de prados de pasto que se utilizaban para la manutención del ganado en invierno, ahora la ganadería es la única actividad que se mantiene desde entonces.

En su historia pasada, Lozoyuela cuenta con un importante acontecimiento como es el tener botica abierta desde 1809, se conserva un documento de gran valor en el Municipio *, que cuenta cómo el licenciado Juventino Huerta dice “que se compromete a la asistencia de las familias pobres gratuitamente, y con verdadero interés, por ser mi pueblo y tener en él numerosa familia”, corroborado este dato así mismo por los descendientes de Juventino, que no son otros que los propietarios del estanco Velasco

* “II Crónica de los Pueblos de España”, pp. 142, 143, 144, Archivos UCM (Universidad Complutense de Madrid)

Arquitectura religiosa, civil y curiosidades.

Ermita de la Virgen de la Soledad

Se localiza en el sector meridional del actual núcleo de Lozoyuela. Asentada en el borde de la antigua carretera de Francia (hoy Avenida de Madrid), constituía, por lo menos hasta la primera mitad del siglo XX, el primer edificio aislado que señalaba el comienzo del pueblo. Parece ser que la ermita, dedicada a la patrona del pueblo, fue construida por encargo de la Cofradía de las Plagas, existente en el siglo XVII. Su tipología se inscribe dentro del marco arquitectónico de las ermitas de la Sierra Norte madrileña, aunque con algunas particularidades propias como son la desnudez de su fachada y la existencia de un espacio acotado a los pies del edificio.

Iglesia Parroquial de San Nicolás de Bari.

Se encuentra enclavada sobre un pequeño basamento rocoso situado al norte del 
casco de Lozoyuela. El estado que presenta actualmente es fruto de numerosas intervenciones y reformas que dificultan el conocimiento del templo primitivo. Hoy día, sólo existen algunos indicios sobre el remoto origen de la Iglesia de San Nicolás. Dos lápidas trasladadas desde la zona del baptisterio hasta el altar mayor, son las muestras fehacientes que concretan una cronología precisa. La más antigua está datada en 1621, mientras que la que perteneció al pintor y dorador de retablos Agustín Cabón, muestra una data incompleta, aunque suficiente, para saber que fue colocada a mediados del siglo XVIII.

Estanco Museo Velasco

Curioso establecimiento donde pueden verse un gran número de objetos antiguos comoteléfonos, monedas, relojes, juguetes, fotografías, herramientas y utensilios de trabajo.

Ferrocarril

Contó con estación de ferrocarril a 5 Km. del municipio – ya desaparecida -, pero que nos invita a un agradable paseo lindando con la Dehesa y a los pies del Mondalindo.

Esta entrada fue publicada en General, Historia, Local y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Comments Closed